jueves, 26 de febrero de 2015

LLEGADA DE LOS SIETE ARCÁNGELES 154. Y ESCRIBIÓ HENOCH -.CAPITULO LXXXVII y LXXXVIII-. CASTIGO A LOS ÁNGELES CAÍDOS

 antoniopastor555@gmail.com





Escribió Henoch:

LLEGADA DE LOS SIETE ARCÁNGELES

CAPITULO LXXXVII
1.   Entonces vi que aquellos ANIMALES comenzaron a herirse entre ellos y a devorarse recíprocamente, mientras la Tierra comenzó a gritar fuerte.

2.   Alcé mis ojos al cielo y tuve una visión: EH AQUÍ QUE DEL CIELO DESCENDIERON SERES SIMILARES A HOMBRES BLANCOS; CUATRO DE ELLOS DESCENDIERON Y OTROS TRES LES SIGUIERON.

3.   Y LOS TRES QUE DESCENDIERON POR ÚLTIMO ME TOMARON DE LA MANO Y ME LLEVARON FUERA, LEJOS DE LAS CRIATURAS TERRESTRES. ME CONDUJERON A UN LUGAR ELEVADO Y ME MOSTRARON UNA TORRE SOBRE LA TIERRA, MIENTRAS QUE TODAS LAS COLINAS ERAN MÁS BAJAS.

4.   Y UNO DIJO:  “PERMANECE AQUÍ HASTA QUE VEAS TODO AQUELLO QUE LES SUCEDERÁ A AQUELLOS ELEFANTES, A AQUELLOS CAMELLOS, A AQUELLOS ASNOS Y A LAS ESTRELLAS A LOS BOVINOS, A TODOS ELLOS”.

LOS ÁNGELES CASTIGAN A LOS ÁNGELES CAÍDOS.

CAPITULO LXXXVIII
1.   Yo vi que uno de aquellos Cuatro que habían bajado del cielo primero aferrar aquella estrella primera que cayó, atarla de manos y pies y lanzarla a un Abismo: Abismo estrecho, profundo, oscuro y horrible.

2.   Uno de ELLOS desenvainó una espada y golpeó con ella a aquellos elefantes, a los camellos y a los asnos; que estaban aún atacándose entre ellos y toda la tierra quedó trastornada.

3.   Estaba observando aún esta visión cuando, uno de aquellos Cuatro Seres que habían descendido del cielo, capturó todas aquellas Grandes estrellas cuyos miembros viriles eran como los de los caballos, la ató a todas de manos y pies y las echó a un Abismo de la Tierra.







“Mi parecer” es este:

LA TENTACIÓN DE LA ARROGANCIA.
LA TENTACIÓN DE LA “SERPIENTE Y LA “MANZANA”.

En aquellos tiempos, donde los vigilantes del cielo habían decidido INTERVENIR en la RAZA ADÁMICA (Varones-Varonas), todavía viajaban en los espacios exteriores, pero como LOS SIERVOS DE DIOS, LOS SERES DIOSES, hechos de PURA LUZ, vieron sus desobedientes pensamientos, decidieron precipitarlos definitivamente sobre la Tierra, castigándolos a soportar su decisión de “mezclarse” con las mujeres de los hombres, Hijos de la Raíz Genética de ADÁN. Una Raíz Genética que daba como resultado, siempre, la Consciencia de la Divinidad, haciendo volverse, Cuerda y Sapientemente, si eran respetadas fielmente las Normas y los Dictámenes de DIOS, DIOSES VIVIENTES.

Ellos, los vigilantes del espacio, se rebelaron nuevamente, y los Genios Divinos del Padre, son Cuerda y Sapiente Justicia, los obligaron a descender definitivamente, para vivir continuamente sobre la Tierra y purificar a través del Tiempo, su negativa Frecuencia Psicofísica-Astral.

Los vigilantes del espacio, se volvieron “ángeles” caídos, a causa de su perseverante arrogancia en desobedecer una LEY DIVINA, que no puede ser desobedecida sin sufrir las consecuencias.

Habiendo sido expulsados del Cielo llevaron a término su diabólico plan.

“Enamorándose”, no solo de la Hijas de los hombres, sino también de los Hijos de las mujeres, comenzaron a hacer el “trabajo arrogante” de TENTAR, volviéndose en todos los sentidos, TENTADORES.

Los Jefes “más evolucionados” del Planeta Thyr, fueron también “precipitados” para vivir sobre la superficie del Planeta Tierra. Ellos, estos Jefes, hicieron el trabajo de la “Serpiente”, para cautivar y engañar a los descendientes de la Raíz de Adán, que todavía Vivian en el Paraíso creado por DIOS, para ellos, y “ofrecieron” por medio de engaños cautivadores la “Manzana”, que no era otra cosa que el sutil alejamiento de las Leyes Eternas del Padre.


Estos Varones y Varonas, descendientes de Adán, cayeron reos de estos sutiles y cautivadores ofrecimientos, olvidando con conocimiento, lo que les había sido dicho: NO COMER EL FRUTO DEL ÁRBOL DE LA CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL.

Algunas mujeres, se convirtieron en habitáculos para albergar la Semilla de los vigilantes del cielo, los ángeles caídos, y algunos hombres se convirtieron en sembradores de las mujeres del planeta Thyr.

Así, cayendo inútilmente en la tela de araña, de estos evolucionados seres en ciencia, pero involucionados en conciencia, iniciaron el terrible Camino del alejamiento de los Valores Eternos y Salvadores de DIOS.
Había, también ellos, cometido el pecado de la Desobediencia Sutil hacia el Creador: Comieron la “MANZANA”, y entre algunos de ellos hicieron el trabajo de los “tentadores”, ofreciendo esta “MANZANA” por todas partes.

Después mirándose, vieron, que ante DIOS, y ante Sus Siervos Luminosos, estaban “desnudos”, eran “transparentes” y no podían ocultar el grave pecado que habían cometido.

El desconsuelo que sintieron fue intenso, porque eran Conscientes de aquella Justa Ley que dirige toda la Creación, todos los Universos: CAUSA-EFECTO.
Los “ángeles” caídos del cielo, todavía más fuertemente se rebelaron contra LOS ASTRALES, contra sus Cuerdas, Sapientes y Salvadoras Normas Divinas, dictadas por el propio DIOS VIVIENTE, y así, los “demonios caídos del cielo”, aumentaron el ya pesante “archivo” de sus pecados de pueblo.

No solo decidieron intervenir directamente sobre “ADÁN”, o sea la Raza Adámica (varones-varonas), sino también sobre todos los Reinos de la Tierra.
Mezclaron las genéticas de los animales suyos, procedentes de su planeta, con los animales de la Tierra; mezclaron e influenciaron todo, por la desesperada decisión de salvar su génesis; todos los Reinos naturales Terrestres fueron comprometidos, aves, insectos, anfibios, todos... y así la Genética Equilibrada, fue llevada fuera de su Código Originario Terrestre.

Fueron drásticamente advertidos por los QUERUBINES DE LUZ, sus vibraciones fueron puestas en condición de asumir formas involucionadas, y aquel nivel que habían alcanzado de Autorrealización, fue disminuido por sus negativos procederes.

Los hijos de Adán (varones-varonas), dentro de su LIBRE ELECCIÓN, desobedecieron la Leyes Primarias Paradisíacas, pero no todos lo hicieron, muchos otros HIJOS ÍNTEGROS se aislaron, para evitar lo peor para ellos y para sus descendientes.
Aquellos que se dejaron ilusionar y engañar por los “huéspedes”, poco tiempo después se darían cuenta DE LAS INEVITABLES Y JUSTAS CONSECUENCIAS DICTAMINADAS POR EL CREADOR: FUERON EXPULSADOS DEL REINO PARADISÍACO DE DIOS, EN LA TIERRA.


De estas agresivas intervenciones nació el código degenerativo de CAÍN, simbolizante: Símbolo del Egocentrismo, del Egoísmo y del Dominio sobre los demás.
Pero también había nacido: ABEL, Símbolo, de la lucha Humildad de Superación, de la re-instauración de aquellos Valores Originales Adámicos, de los Valores Eternos del Padre Creativo.

CAÍN: Debería purificar su crimen contra ABEL.
ABEL: Debería purificar las consecuencias derivadas del pecado cometido por su Árbol Genético, que ya no era aquel Originario de la Raza Adámica.

No obstante, EL CREADOR, infinitamente Misericordioso en Su Naturaleza Espiritual (Justicia-Amor) siempre ha dado y ofrecido a través de Sus Mensajeros Celestes, de los VERDADEROS e ÍNTEGROS, la Oferta del Arrepentimiento sentido hasta la propia Raíz, para obtener el Perdón: LA REDENCIÓN.

El REINO DEL PARAÍSO SE ESCONDIÓ a los ojos de los arrogantes desobedientes, con la Raza Adámica Pura e Íntegra, donde continuó la propia Ascensión Evolutiva Psicofísica-Astral-Espiritual.

ALLÍ, en el PARAÍSO ESCONDIDO, el DIOS VIVIENTE reside y dirige, en la Eterna Cordura y Sabiduría de la IDEA PRIMERA, la Creación Pensada, Ideada y Manifestada por la Suprema Idea Espiritual de DIOS: AQUEL QUE SIEMPRE ES, hasta el final de los Tiempos.

Por un Hijo de DIOS.
D.

Vellisca, ..... horas ..... julio 2012-
Dando Fe de ello,

Antonio Pastor L. 



Preguntas, opiniones, o criticas hacerlos en: 
antoniopastor555@gmail.com

o en facebook en:


trucos blogger