domingo, 11 de enero de 2015

099. Y DIJO HENOCH-.CAPITULO VI y VII

 antoniopastor555@gmail.com





Henoch dejó escrito:

CAPITULO VI
  1. Esto sucedió cuando los hijos de los hombres se multiplicaron, aquellos que en aquellos días vinieron a la luz. Entre ellos había bellas y seductoras hijas.

  1. Y los “ángeles”, los hijos del cielo, la vieron y las desearon y entre ellos dijeron: “Vayamos, escojámonos mujeres entre las hijas de los hombres que nos parirán hijos”.

  1. Y Semyaza, que era el Jefe, les dijo: “Yo temo que vosotros no estarán de acuerdo para cumplir esta acción y yo solo deberé pagar la pena de un gran pecado”.

  1. Y todos le contestaron y dijeron: “Hagamos un juramento y vinculémonos todos con imprecaciones comunes”.

  1. Todos juntos hicieron el juramento y se vincularon los unos a los otros con mutuas imprecaciones.

  1. Y en total ellos eran doscientos. Descendieron, en los días de Jared, sobre la cima del monte Hermon y lo llamaron monte Hermon porque habían jurado vinculándose con imprecaciones sobre este.

  1. Y estos son los nombres de sus Jefes: SEMYAZA, su Jefe, y ARACHIEL, RAMEEL, KOKARIEL, TAMIEL, RAMIEL, DANELET, EZECHIEL, BARACHIEL, AZAZEL, ARNAROS, BATARTEL, ANANIEL, ZACHIEL, SANSIEL, SATARIEL, TURIEL, JONIAIEL, SARIEL.

  1. Estos son los Jefes de los decanatos.

CAPITULO VII
  1. Y todos los otros, junto a ellos, tomaron las mujeres y cada uno eligió una y comenzaron a acoplarse con ellas y a divertirse con ellas y les enseñaron viejos encantos y a tallar raices y a conocer y distinguir las plantas.

  1. Y estas fueron fecundadas y parieron grandes Gigantes.

  1. Éstos consumieron todos los bienes de los hombres y cuando los hombres no podían ya más soportarlos,

  1. Los Gigantes se volvieron contra ellos y devoraron la humanidad.

  1. Y éstos comenzaron a pecar contra los pájaros y los demás animales y los reptiles y los peces y a devorarse recíprocamente la carne y a beber de ellos la sangre.

  1. Y entonces la Tierra movió acusación contra los sin ley.









“Mi parecer” es este:

TIEMPO REMOTO.

Dentro de todo fue injertada, para una Evolución más Consciente, el Valor de la Libertad de Elección.

Y así todo el Universo Creado, visible o no, progresa hacia la toma de Conocimiento Pleno, de sí mismo hacia el Creador. Las Eternas Normas y Condiciones deben ser mutadas en Valor Consciente Operativo del Bien por el Bien.

El Tiempo pasaba y el Reino Adámico establecido progresaba ascensionalmente, pero el Tiempo y el Espacio tenían dentro de sí una dura prueba para superar.



Los Hijos de la Raíz de ADÁN crecían y se desplazaban por toda la enorme pradera del Edén.

Las diferentes razas, injertadas por Voluntad Superior del UNO, habían asumido los Valores Dinámicos Astrales Informativos, y los habían potenciado cada vez más. Desde el momento que el Hombre-Animal había recibido el SUPREMO DON del EGO-SUM, del YO-SOY, la Evolución en los tres aspectos de su naturaleza fue vertiginosa.

Pero en el Tiempo estaba escondida la necesaria prueba de la Elección Suprema.

En los diferentes planetas se habían también creado las propia Razas Adámicas, que como fundamento básico tenían una Estructura biológica operativa enzimática común.
Uno de estos Grupos Enzimáticos, había hecho desde hace mucho tiempo su propia Elección alejándose radicalmente de los Valores Espirituales y de la Práctica Armónica de éstos, en su existencia planetaria.
Habían alcanzado el NIVEL CERO, de su evolución.

El NIVEL CERO es el límite consentido y permitido por la Inteligencia Suprema para determinar el paso final hacia el SI, o hacia el NO, dirigido hacia la Ley Creativa del Cosmos.

Sus dirigentes habían, determinantemente dicho: NO.

En sus modos de actuar y de vivir la existencia y de cuidar los Reinos de la Naturaleza de su Madre Psicofísica Cósmica había sido un fracaso sin retorno.

Su navío Cósmico daba golpes para manifestar su oposición hacia las negativas y opuestas prácticas contra Su naturaleza Cósmica.

El último movimiento fue un vertiginoso vuelco de su Eje de Rotación, comprometiendo en éste, su recorrido de translación. La crisis producida natural y justamente por el Espíritu del Planeta era imparable, y los habitantes desequilibrados psíquicamente y aterrados, se mataban entre ellos como bestia sedientas de sangre y de venganza contra los Regidores Negativos que habían creado las injustas normas para controlar hasta el ultimo extremo máximo, sus pensamiento, ideas, conductas,... en suma, habían perdido por falta de Voluntad: La bondad de la Libre Elección.

Esta vertiginosa consecuencia planetaria, había comprometido por la negativa forma de vivir de su humanidad, las Estructuras Vitales Macrocósmicas, que reaccionaban determinantemente para suprimir de Su Piel Planetaria, esta enzima-virus, convertida en Demonio por propia elección.

Las producciones desequilibrantes de los seres que habitaban esta Estancia Cósmica del Padre Creativo, habían, irremediablemente, alcanzado el nivel máximo, el planeta había hecho, para defenderse, este balanceo de Su Eje para intentar de reequilibrar definitivamente el profundo desequilibrio creado por el negativo proceder de la Inteligencia Patronímica de Thyr.
Nada se podía hacer ya, el desplazamiento orbital de su recorrido alrededor del Sol, causó tensiones gravitacionales tales que, la Única Consecuencia previsible era: EXPLOTAR.

Los científicos conocedores en saberlo, nada dijeron a la población esclava y sumergida en una Crisis de Identidad y de Valores, extrema.
Los científicos culpables de no haber puesto en práctica las correspondientes curas para sanar el planeta, construyeron grandes navíos para escapar ellos y sus negativos Dirigentes, de la catástrofe inminente.


Habían perdido toda noción de humanidad.
Habían dado la sentencia condenatoria de la grande mayoría esclavizada, en beneficio egoísta personal: “Ellos deben morir. Nosotros podremos salvarnos”.

De esta forma la Eterna Parábola Cósmica del Hijo Prodigo se perpetuó en su Genética Informativa a través de la aceptación de su Inteligencia Patronímica Colectiva: LUZ-BELL. (LUCIFER- Portador de Luz).

Habían partido las grandes “arcas” cuando en un horrible espectáculo, causado por ellos, ¡el Planeta explota!

El completo Sistema Planetario fue Testigo del Apocalíptico Proceso, y en la Memoria Colectiva de todas las Civilizaciones perduró recuerdo de aquel evento terrible.
Muchas “arcas” fueron destruidas por la titánica explosión, y muchas otras con dificultad alcanzaron los demás planetas para intentar sobrevivir.
Llevaron con ellos todo lo fundamental para sobrevivir, en la inmensidad espacial.

La mayor parte de los “trozos” de Thyr, por la particular circunstancia de la explosión, fueron lanzados hacia la parte externa del Sistema Solar, algunos se precipitaron sobre las Lunas Naturales de los Planetas y otros permanecieron, cogidos por la gravedad, volviéndose satélites en diversas partes de la Zonas Orbitales Planetarias.

(Vuestra ciencia ha determinado bien las diferentes naturalezas de estas “lunas” en los diversos Planetas Exteriores).


“Polvo al polvo”.
“Agua al agua”.
“Luz a la Luz”. El Núcleo Espiritual de Thyr fue macerado “reabsorbido” por la Inteligencia Creativa Cósmica.
El Padre “lloraba” por la elección tomada por la inconsciencia colectiva.
El Dolor injusto causado contra todo el Sistema Solar fue ¡tremendo!
Los diferentes planetas fueron forzados a modificar sus normas fundamentales cosmofísicas.

El Sol, el Padre Creativo, sufría y se debía retomar el equilibrio necesario en Justicia por los otros habitantes de los otros planetas.
El reacomodamiento produciría una selección natural de las masas enzimáticas de los Reinos Planetarios.

(.....)



Mientras, en la Tierra, el Proyecto del Creador continuaba con su recorrido y bajo las Normas de la Inteligencia Suprema.
Pero lo peor tenía que llegar en el tiempo futuro.

Los Viajantes Prófugos, que habían surcado los cielos para encontrar un lugar para continuar viviendo, llegaron a la Tierra mientras todavía estaba en proceso de estabilización no solo a nivel planetario astrofísico, sino incluso como civilización en proceso estabilizante.

No por casualidad, ADÁN (Varón-Varona), había sido advertido por el Creador en relación al “Árbol” de la Ciencia del Bien y del Mal.
Los Viajantes primero permanecieron en orbita alrededor de la Tierra esperando el Permiso de la Escuadra de Genetistas Cósmicos que tenían la tarea Divina, de vigilar el Proyecto Creativo de DIOS.

Del Supremo Consejo Galáctico llegó el permiso para descender, pero con una precisa orden: NO INFLUIR LA NUEVA RAZA, RESPETANDO LOS ALTOS QUERERES DE LA CONCIENCIA CÓSMICA.

Los Jefes de estos Viajantes dijeron “SI”, pero en sus mentes y en sus corazones residía aquella remota pero actual y negativa forma de pensar y sentir dentro, “NO”.

De todas maneras, con el Permiso Superior, descendieron sobre las altas cotas de montañas para permanecer como “HUÉSPEDES” en un planeta todavía joven, y con una bella y benevolente Raza Adámica creada por la Suprema Cordura Benevolente de DIOS.
En aquel tiempo, ADÁN, había sido ya advertido, la Raza Adámica estaba en conocimiento de lo que los “huéspedes” tenían ya madurado en sus mentes, siempre con el consentimiento de sus Jefes, que querían desobedecer aquella Orden dictada por el DIOS-CREADOR.

Pero, aunque si la Raza Adámica había sido informada, la LIBERTAD DE ELECCIÓN era eternamente un Valor Sagrado.

Los hijos y las hijas de los “huéspedes” bajados del cielo se “enamoraron” de las hijas de los hombres y de los hijos de las mujeres, desobedeciendo la Suprema Orden de la Cordura y la Sabiduría de DIOS. Perpetuaron la genética “autodestructiva” de la Génesis de Lucifer. Así, por esta desobediencia fue perpetuado el negativo proceder de los Luciferinos, de aquellos que escaparon del Planeta Explotado, THYR.


..... (En el Autobús)
LA TENTACIÓN DE LA ARROGANCIA.
LA TENTACIÓN DE LA “SERPIENTE Y LA “MANZANA”.

En aquellos tiempos, donde los vigilantes del cielo habían decidido INTERVENIR en la RAZA ADÁMICA (Varones-Varonas), todavía viajaban en los espacios exteriores, pero como LOS SIERVOS DE DIOS, LOS SERES DIOSES, hechos de PURA LUZ, vieron sus desobedientes pensamientos, decidieron precipitarlos definitivamente sobre la Tierra, castigándolos a soportar su decisión de “mezclarse” con las mujeres de los hombres, Hijos de la Raíz Genética de ADÁN. Una Raíz Genética que daba como resultado, siempre, la Consciencia de la Divinidad, haciendo volverse, Cuerda y Sapientemente, si eran respetadas fielmente las Normas y los Dictámenes de DIOS, DIOSES VIVIENTES.

Ellos, los vigilantes del espacio, se rebelaron nuevamente, y los Genios Divinos del Padre, son Cuerda y Sapiente Justicia, los obligaron a descender definitivamente, para vivir continuamente sobre la Tierra y purificar a través del Tiempo, su negativa Frecuencia Psicofísica-Astral.

Los vigilantes del espacio, se volvieron “ángeles” caídos, a causa de su perseverante arrogancia en desobedecer una LEY DIVINA, que no puede ser desobedecida sin sufrir las consecuencias.


Habiendo sido expulsados del Cielo llevaron a término su diabólico plan.

“Enamorándose”, no solo de la Hijas de los hombres, sino también de los Hijos de las mujeres, comenzaron a hacer el “trabajo arrogante” de Tentar, volviéndose en todos los sentidos, TENTADORES.

Los Jefes “más evolucionados” del Planeta Thyr, fueron también “precipitados” para vivir sobre la superficie del Planeta Tierra. Ellos, estos Jefes, hicieron el trabajo de la “Serpiente”, para cautivar y engañar a los descendientes de la Raíz de Adán, que todavía Vivian en el Paraíso creado por DIOS, para ellos, y “ofrecieron” por medio de engaños cautivadores la “Manzana”, que no era otra cosa que el sutil alejamiento de las Leyes Eternas del Padre.


Estos Varones y Varonas, descendientes de Adán, cayeron reos de estos sutiles y cautivadores ofrecimientos, olvidando con conocimiento, lo que les había sido dicho: NO COMER EL FRUTO DEL ÁRBOL DE LA CIENCIA DEL BIEN Y DEL MAL.
Algunas mujeres, se convirtieron en habitáculos para albergar la Semilla de los vigilantes del cielo, los ángeles caídos, y algunos hombres se convirtieron en sembradores de las mujeres del planeta Thyr.

Así, cayendo inútilmente en la tela de araña, de estos evolucionados seres en ciencia, pero involucionados en conciencia, iniciaron el terrible Camino del alejamiento de los Valores Eternos y Salvadores de DIOS.
Había, también ellos, cometido el pecado de la Desobediencia Sutil hacia el Creador: Comieron la “Manzana”, y entre algunos de ellos hicieron el trabajo de los “tentadores”, ofreciendo esta “Manzana” por todas partes.

Después mirándose, vieron, que ante DIOS, y ante Sus Siervos Luminosos, estaban “desnudos”, eran “transparentes” y no podían ocultar el grave pecado que habían cometido.


El desconsuelo que sintieron fue intenso, porque eran Conscientes de aquella Justa Ley que dirige toda la Creación, todos los Universos: CAUSA-EFECTO.

Los “ángeles” caídos del cielo, todavía más fuertemente se rebelaron contra LOS ASTRALES, contra sus Cuerdas, Sapientes y Salvadoras Normas Divinas, dictadas por el propio DIOS VIVIENTE, y ellos, los “demonios caídos del cielo” aumentaron el ya pesante “archivo” de sus pecados de pueblo.

No solo decidieron intervenir directamente sobre ADÁN, o sea la Raza Adámica (varones-varonas), sino también sobre todos los Reinos de la Tierra.

Mezclaron las genéticas de los animales suyos, procedentes de su planeta, con los animales de la Tierra; mezclaron e influenciaron todo, por la desesperada decisión de salvar su génesis; todos los Reinos naturales Terrestres fueron comprometidos, aves, insectos, anfibios, todos... y así la genética equilibrada fue llevada fuera de su Código Originario Terrestre.

Fueron drásticamente advertidos por los QUERUBINES DE LUZ, sus vibraciones fueron puestas en condición de asumir formas involucionadas, y aquel nivel que habían alcanzado de auto-realización, fue disminuido por sus negativos procederes.

Los hijos de Adán (varones-varonas), dentro de su LIBRE ELECCIÓN, desobedecieron la Leyes Primarias Paradisíacas. No todos lo hicieron, muchos otros HIJOS ÍNTEGROS se aislaron para evitar lo peor para ellos y para sus descendientes.
Aquellos que se dejaron ilusionar y engañar por los “huéspedes”, poco tiempo después se darían cuenta DE LAS INEVITABLES Y JUSTAS CONSECUENCIAS DICTAMINADAS POR EL CREADOR:  FUERON EXPULSADOS DEL REINO PARADISÍACO DE DIOS, EN LA TIERRA.

De estas agresivas intervenciones nació el código degenerativo de CAÍN, simbolizante, Símbolo del Egocentrismo, del Egoísmo y del Dominio sobre los demás.

Pero también había nacido: ABEL, Símbolo, de la total humildad de Superación, de la re-instauración de aquellos Valores Originales Adámicos, de los Valores Eternos del Padre Creativo.

CAÍN: Debería purificar su crimen contra ABEL.

ABEL: Debería purificar las consecuencias derivadas del pecado cometido por su Árbol Genético, que ya no era aquel Originario de la Raza Adámica.

No obstante, EL CREADOR, infinitamente Misericordioso en Su Naturaleza Espiritual (Justicia-Amor) siempre ha dado y ofrecido a través de Sus Mensajeros Celestes, los Verdaderos e Íntegros, la Oferta del Arrepentimiento sentido hasta la propia Raíz, para obtener el Perdón: LA REDENCIÓN.

El REINO DEL PARAÍSO SE ESCONDIÓ a los ojos de los arrogantes desobedientes, con la Raza Adámica Pura e Íntegra, donde continuó la propia Ascensión Evolutiva Psicofísica-Astral-Espiritual.

Allí, en el PARAÍSO ESCONDIDO, el DIOS VIVIENTE reside y dirige en la Eterna Cordura y Sabiduría de la IDEA PRIMERA, la Creación Pensada, Ideada y Manifestada por la Suprema Idea Espiritual de DIOS: AQUEL QUE SIEMPRE ES, hasta el final de los Tiempos.

Por un Hijo de DIOS.
D.

.....horas ..... julio 2012-

Dando Fe de ello,

Antonio Pastor L. 











Preguntas, opiniones, o criticas hacerlos en: 
antoniopastor555@gmail.com

o en facebook en:


trucos blogger