martes, 13 de enero de 2015

03:Conversación de Henoch con su hijo Matusalén

 antoniopastor555@gmail.com






Matusalén pregunta a su padre Henoch.

-.-“¿Es posible, padre, que tu, en plena conciencia e incluso con tu cuerpo, haya ido ha realizar este viaje misterioso entre los Ángeles, viaje que me has descrito en todos los particulares? ¿Es posible que así, imprevistamente, el Señor te haya elegido a ti como Embajador de las Generaciones futuras, y esto sin darte ningún preaviso?”.

“Hijo mío, preavisos he tenido y muchos. Sin embargo he tenido siempre un cierto pudor y no te hable nunca de ello. Temía que tú pensaras que eran debilidades o fantasías mías. Ahora sin embargo he tenido la confirmación de que mis Visiones juveniles tenían un sentido.
Tuve dos de estas visiones antes de desposar a tu madre. La Primera la tuve cuanto todavía iba a la escuela para aprender a escribir.
Dormía en casa de mi abuelo y en el sueño vi que el Cielo se precipitaba sobre la tierra y ésta era engullida por un inmenso Abismo.
Montañas se superponían a montañas, bosques enteros eran desarraigados.
Entonces grité en la noche: “¡ES EL FIN DEL MUNDO!”.
Aquel grito despertó a mi abuelo.
“¿Por qué gritas así hijo mío? ¿Qué has soñado?”
Le conté el sueño. El abuelo me dijo: “Este es un sueño verdadero y es muy importante porque engloba un Secreto. Los hombres con sus pecados están a punto de atraer sobre ellos un Terrible Castigo. Reza a Dios, hijito, para que se salve alguno”.
Yo dirigí al cielo esta oración:
“BENDITO SEAS SEÑOR MÍO
GRANDE Y POTENTE EN TU GRANDEZA
TÚ QUE TODAS LAS COSAS HAS CREADO
REY DE REYES, SEÑOR DE LA TIERRA.
EL PODER, EL AMOR Y LA CORDURA TUYAS PERMANECERÁN POR LA ETERNIDAD....”.

Ahora te quiero contar, hijo mío (Matusalén), otra visión importante.
Tuve este segundo sueño poco antes de casarme con tu madre Edna.
En el sueño se me aparecían extraños animales: Toros con pelo de diferentes colores. Ovejas, Corderos, Asnos, Camellos, Elefantes y muchos otros animales.
Solo ahora puedo dar sentido a aquella visión mía y hacértela comprender.
Descendió sobre la Tierra un Toro. Este Toro representa un HOMBRE FUERTE y a su vez este HOMBRE representa a un Pueblo Poderoso.
Será mejor, que desde ahora en adelante, hablar, no del Toro, sino de este Pueblo.
Se volvió fuerte porque, más allá de la fuerza física, poseía también la capacidad de dominar la Naturaleza con su inteligencia, el espíritu inventivo y la Cordura que Dios mismo había inspirado en él.
Este Pueblo estaba formado por hombres buenos, sencillos, entusiastas de la vida, dedicados al Bien. Con su Cordura había logrado volverse Pastores, Criadores de ganados y ciudadanos, hábiles cultivadores de la Tierra.
Cada vez más estos hombres se dividieron en sus categorías: Pastores y Ciudadanos y, poco a poco, se volvieron hostiles entre ellos.
Las ovejas de los Pastores arruinaron las Cosechas de los ciudadanos los cuales, en un cierto punto, se rebelaron. Aquel Pueblo que parecía de hermanos se transformó.
Fue derramada la primera sangre.
Los hombres, que antes eran todos buenos se volvieron violentos y prepotentes.
La unidad se rompió y pocos buenos que quedaron decidieron partir y cambiar de país.
Pasaron los Siglos y he aquí que otros hombres buenos crecieron en medio de los violentos, pero eran pocos y ahora ya, con sus grandes ojos tristes, se volvieron mudos espectadores de cosas que parecían inauditas.
Algo había descendido de las alturas entre aquellos hombres y era como una Estrella que cayera del cielo, era como una malévola inspiración que se había apoderado de las mentes de los hombres malvados.

Los buenos en minoría, observaban.
Los demás comenzaron a estar nerviosos por sentirse así observados y los echaron fuera, para vivir solos, sin testigos.
Pero, desde lejos, los hombres buenos (de los Grandes Ojos muy abiertos bajo su única y larga ceja) veían otros Globos de Fuego descender  desde las alturas y otras inspiraciones sacudir a sus hermanos.
Estos hermanos eran excitados como caballos en celo y se entregaban a los más inútiles movimientos.
Comenzaron a errar entre los bosques, más allá de las montañas, a buscar entre los salvajes de las cavernas las mujeres más atrayentes para llevárselas a sus construcciones y templos maravillosos.
Y sabían desviar los ríos para limpiar sus inmensos establos y lavar a sus numerosos caballos y otros animales, y para inundar llanura áridas transformándolas en fértiles plantaciones.

Pero los Secretos para construir tantas cosas estupendas no eran fruto de su mente; habían sido enseñados a aquel Pueblo que ancestralmente se llamaba “la Gente de la Santa Fraternidad”, en la época en la que reinaba la Paz.
Las recién llegadas, las mujeres que habían sido arrancadas de los bosques, se unieron a sus patrones, que no respetaban ya el pacto de mantener puro e incontaminado el propio Pensamiento no dejándose influir por gente que no formase parte de la “Fraternidad”.
El Antiquísimo Pacto de la circuncisión ahora ya parecía inútil.  
De los nuevos matrimonios nacieron Hombres Soberbios y de gran estatura, que rechazaban de pastorear los rebaños y de cultivar los campos y eran tan perezosos que inventaron una NUEVA ACTIVIDAD que en realidad era muy poco activa: SE VOLVIERON HECHICEROS Y SACERDOTES.

Nacieron también aquellos Hombres Fuertes y Violentos, veloces como el rayo y que todavía conservaban el instinto de los animales del bosque de donde sus madres habían salido.
Se volvieron GUERREROS, y el más mínimo pretexto los empujaba a la pelea.
También ellos se inadaptaron al trabajo en los campos y a la cría de los rebaños.
Crecía en desmesura el número de parásitos, el número de hombres que para vivir y para comer debían arrancar el alimento de las manos de sus hermanos o devorarse entre ellos.

Luego había un Tercer Grupo de Hombres, nacidos de aquellas uniones, cuyas caras en el sueño me aparecían extrañamente  asnales y similares a aquellas de los tranquilos burros que, sin rebelarse, durante toda la vida, empujaban las ruedas de los pozos y de los molinos e transportaban cargas pesantísimas.
Solo estos en aquellos tiempos trabajaban  como operadores ciegos y pasivos, pero sus productos servían para alimentar a los demás.

DESDE SUS ALTOS REFUGIOS, AQUELLOS POCOS HOMBRES QUE HABÍAN PERMANECIDO FIELES A LAS ENSEÑANZAS DE DIOS, OBSERVARON ATERRORIZADOS LAS GUERRAS Y LA SANGRE Y EL HUMO QUE SALÍAN DE LAS GRANDES CONSTRUCCIONES.

Entonces alzaron sus manos hacia el Cielo, invocando la Ayuda de Dios y orando por el regreso de la Paz y de la Cordura Ancestral. Y entonces ya no más Globos de Fuego chisporroteante se vieron descender desde el cielo, ya no más Pensamientos que parecían malévolos y locos vinieron a inspirar a los hombres, sino que GRANDES LUCES BLANQUÍSIMAS Y DE FORMA HUMANA; de ellas se contaron inicialmente cuatro y luego tres.

Estas Nuevas Luces parecían que hubieran venido del Cielo para establecer el orden y apagar los pequeños fuegos chisporroteantes.
En un momento la Tierra fue liberada de aquellos Fuegos y todo permaneció parado y oscuro; los hombres que hasta poco antes se estaban matando en terribles batallas se detuvieron, como si hubieran sido cogidos por una ola de terror.
Yo que estaba en el Grupo de los Testigos y miraba con los ojos muy abiertos aquel espectáculo, fui inspirado por una de aquellas SIETE LUCES y subí a una altísima Torre con forma extraña, bajo la cual en un Abismo Oculto, las Grandes Luces habían encerrado a los Pequeños Fuegos alocados.

Vi entonces que la Primera de aquellas Luces que descendió sobre la Tierra, se acercaba al Grupo de los Hombres Buenos e iluminaba a uno de ellos hasta tal punto que este Hombre se volvió todo Luz.
Yo comprendí que estaba ligado a mi por la sangre, comprendía, hijo mío, que este HOMBRE ILUMINADO era el hijo de tu hijo. Después de aquel instante de pausa suspendida, mientras que los malvados, todavía inseguros, se pararon con las armas en la mano, algo terrible se desencadenó sobre la Tierra y hubo un Diluvio: De Agua y de Fuego.

Había visto que las llamas alocadas habían sido encerradas bajo la Torre, pero ahora ya su efecto no podía ya ser detenido sino era con inmensos torrentes de agua.

Parecía que descendieran del cielo cascadas de ríos enormes.
El agua, la oscuridad y la neblina crecían.
No se veía ya el Sol. Los inmensos campos de batalla fueron sumergidos y ocurrió una lucha en el agua de espadas, un agitarse los escudos, un emerger de las lanzas todavía ensangrentadas.
Luego todo fue sumergido por un nuevo infinito mar, negro y quieto, que parecía plomo fundido.

Debió pasar un largo período de tiempo, quizá un año.
El único signo de vida era un gran buque flotador sobre el cual había visto subir, empujado por las Luces, a nuestro descendiente con los suyos.
Era la única Semilla de vida que habría podido germinar sobre la Tierra.

El agua, poco a poco se retiraba desapareciendo con lentos torbellinos en los abismos de la tierra. Las cimas de las montañas volvían a emerger y parecían islas.
El Buque Misterioso se poso en una de ellas. Y entonces, después de tantas estaciones de oscuridad, en aquel momento, el Sol si dejó ver de nuevo, para besar a la Tierra. La puerta del Buque se abrió y salió un Gran Hombre Luminoso.
Pero de aquel portón desencajado era como si salieran, además de él, sus descendientes; vi de hecho Tres largas filas de Hombres.

La Primera estaba formada por Seres silenciosos y maravillados, cuyos Grandes Ojos muy abiertos como los de los niños que ven el mundo por primera vez. Se comprendía que estos Hombres eran Buenos.

La Segunda Fila estaba formada por Hombres que avanzaban arrastrando los pies, como si les costara mover los pasos, y cuya forma de andar era similar a aquella de los Sacerdotes y de los Hechiceros que desde hace tanto tiempo vagaban sin vida como espectros misteriosos en el fondo de las aguas abisales.

La Tercera Fila producía un efecto extraño y anacrónico; eran Hombres que avanzaban con sus piernas extendidas y más que seres humanos parecían robots: Todos iguales, con rostros rojos como la sangre y con ojos iracundos. Era como un ejército en desfile.

También las mujeres de los Tres Grupos tenían el aspecto idéntico al de sus hombres.
Algunas de ellas, decaídas, sin esperanza y con los ojos maravillados y llenos de un atávico dolor.  Otras, regalos y sacerdotales, con los Ojos Lunares y de piel oscura o verdusca, con las ropas recubiertas de joyas y de placas metálicas pesadas.
Finalmente las mujeres guerreras, las Amazonas, delgadas y esbeltas, con miradas cortantes y labios sutiles y casi inexistentes.

Pasaron los años y del Diluvio quedó solo un recuerdo y un Signo en los estratos rocosos de las montañas.
Parecía que el Gran Castigo hubiera sido inútil.
Los “Guerreros de siempre” retomaron la preparación de batallas y a empujar a las mases de los desesperados al matadero, así como en los breves períodos de Paz los empujaban como bestias de carga hacia los campos.
Y los Sacerdotes, vagos e indolentes, pasaron el tiempo inventando nuevos dioses, nuevos ritos y nuevos sistemas para obtener ofrendas y oblaciones.
También los Testigos estaban, por ligámenes misteriosos, permanecieron cautivados por el pasado y, de lo alto de sus observatorios, asistían, con el ánimo suspirando, a las nuevas batallas.
Bajo ellos, aquel nuevo enjambre de la masa humana tenía el aspecto de un parque zoológico lleno de leones, tigres, lobos, chacales, perros y hienas feroces. Y entre ellos se agitaban, torturados, los Sacerdotes con aspecto similar a aquel de los cuervos, los grajos, los milanos y los buitres.

Y era triste ver, que al servicio de todos estos parásitos, violentos o indolentes, una masa de gente humilde y buena se rondaba siempre dispuesta a obedecer, como bueyes con el yugo y como ovejas pacientes.

Pero la mayor parte de esta masa amorfa tenía un aspecto muy diferente: El de los asnos salvajes, tercos y obtusos.

Y comenzaron los ACOPLAMIENTOS PROHIBIDOS, los MATRIMONIOS DE TRISTE FILIACIÓN.
EL PACTO UNA VEZ MÁS NO FUE RESPETADO. “.


-.- (Matusalén pregunta) “¿”El Pacto de la Circuncisión?”. Todo este discurso me sabe mucho a racismo”.

“Es cierto. De hecho fue entendido así.
En realidad, los Famosos Descendientes de Noé que han sido designados, con Nombres de Grupo, SEM, CAM y JAFET no eran hombres de razas diferentes, sino Seres de COMPORTAMIENTO DIFERENTE.
Vivir de violencia y de rapiña es un certificado que permite de pertenecer por derecho a uno de esos grupos.
Tú sabes, hijo mío, que el REINO DEL EDÉN, allá donde han vivido nuestros Padres – aquel pueblo de hermanos del que hablé -, era multicolor de hombres negros, blancos, rojos que, casi por un Milagro de Dios, estaban tan compenetrados en haber formado, cosa increíble, UN IMPERIO BASADO SOBRE LA PAZ.
Fue desde entonces hasta hoy aquel Pacto de la Circuncisión.
SIGNIFICABA SIMPLEMENTE QUE AQUELLOS DE LA SANTA FRATERNIDAD DEBÍAN ESCRUPULOSAMENTE “CIRCUNCIDAR” SU PENSAMIENTO LIBERÁNDOLO DE LAS REGURGITACIONES DE LA EDAD DE LA PIEDRA.

En cierto momento los hombres Cuerdos que vivían sobre las colinas no resistieron más.
Descendieron y se mezclaron con los Grupos de los Negligentes y de los Esclavos y buscaron de reunirlos como hacen los Pastores con las Ovejas.

Los Terribles Guerreros y los Sacerdotes obstaculizaron sus obras.
Se vio entonces aquel Grupo de Hombres Demacrados y Harapientos huir de noche como manadas de Ovejas perseguidas por los Lobos.
Sus Pastores los guiaban y los fugitivos elevaron al Cielo sus Plegarias, pidiendo al Señor que los salvara.
Luego se ve un hecho nuevo y extraordinario: ALGUNOS DE AQUELLOS HOMBRES HUMILDES Y ASUSTADOS, QUE DURANTE TODAS SUS VIDAS NO HABÍAN HECHO OTRA COSA QUE HUIR O SER ESCLAVOS, INESPERADAMENTE FUERON TRANSFORMADOS Y FUERON INUNDADOS POR UNA VALENTÍA TAN GRANDE DE IR A SUS ANTIGUOS OPRESORES PARA INTENTAR REDIMIRLOS.

Pero todo fue inútil. Es más, muchos de estos Valientes pagaron con su propia vida su audacia.

Entonces el ejemplo fue dado: LOS HOMBRES BUENOS Y SUMISOS PARECÍAN EMPUJADOS POR UNA ONDA DE VALENTÍA. SE REBELARON EN MASA A SUS OPRESORES Y FIERAMENTE SE ALEJARON HACIA UN PAÍS DESCONOCIDO.
UN EJÉRCITO INMENSO LOS SIGUIÓ. ENTONCES LOS HUIDOS DIRIGIERON UNA PLEGARIA AL CIELO. EL MAR SE ABRIÓ Y ÉSTOS PASARON. LAS OLAS SE CERRARON SOBRE LOS PERSEGUIDORES. ESTA VEZ EL DILUVIO ELIGIÓ MEJOR A SUS VÍCTIMAS”.



-.- “..... padre, pero entonces no he comprendido bien si el Diluvio fue útil o inútil”.

“El Diluvio es útil solo para el hombre que comprende de él las Causas y estas Causas están en la Negatividad humana y en el Pecado.
Pero regresando a mi visión te quiero contar que hicieron los Fugitivos.
Se hallaron en un árido desierto. Sin embargo ahora se sentían guiados por lo alto y no tenían miedo.
Tanta era la fe que los animaba, que el alimento les llegó del Cielo y el Agua surgió de la roca.
Un Hombre que parecía Grande y Justo los guiaba.
Pero para estar seguro que cuando muriera sus hombres se comportarían así como é quería, o sea sin guía, aquel Pastor de Gente subió a la cima de una altísima montaña y allí recibió aquellas REGLAS que hubieran permitido a los Hombres de no herirse más y de no pecar más.

Desgraciadamente, si embargo, aquellos Hombres, temerosamente siguieron las Nuevas Reglas.
Parecían que fueran Nuevas, pero en realidad eran antiquísimas.
Eran un “regurgito” de la EDAD DE LA PIEDRA.

Los Hombres frecuentemente rechazaban de obedecer tanto que su guía se enfureció hasta tal punto que estaba dispuesto para matar a alguien para dar el buen ejemplo.

Pasó el tiempo y aquel Hombre se adormeció.
Entonces los viejos Fugitivos habían muerto y las Nuevas Generaciones se encontraron perdidas y solas.
Bien pronto tuvieron otros Guías y con éstos finalmente pudieron entrar sobre una Nueva Franja de tierra que en muchos aspectos recordaba  el ANCESTRAL PARAÍSO PERDIDO.
Pero de los confines del mundo llegaban a oleadas aquellos Guerreros Feroces de los que los fugitivos muchos años antes se habían liberado.
De nuevo los antiguos esclavos volvieron a caer en su esclavitud de siempre.

Solo había una cosa por hacer: Intentar una Nueva Fuga.
Pero entonces el número de fugitivos había crecido y se este modo debieron dispersarse por muchos caminos, extendiéndose por el mundo.

Para acompañar a los Fugitivos fueron elegidos Nuevos Guías, pero muchos de estos Guías por miedo o por negatividad consignaron en la mano de los enemigos un Gran Número de Fugitivos.

He aquí que pasó otro tiempo y los fugitivos desearon ardientemente regresar a su tierra. Finalmente lo lograron. Y entonces lo primero que hicieron fue reconstruir su Alta Torre y su Templo y recolocaron el Altar. Pero ya no conocían el Secreto de los Ancestrales Ritos y en vano intentaban de recordar las Normas de la Ancestral Cordura Sabia.
Las Ceremonias que realizaban en el Tempo reconstruido ahora estaban vacías de significado.
La protección de Dios no los acompañaba ya más.
Y he aquí llegaron de los confines, nuevamente, los “Guerreros de Siempre”. Se apoderaron con terribles batallas de sus antiguos esclavos  y todo pareció recomenzar como antes.

Aquí mi Visión se vuelve cada vez más terrible.
Veía aquellos pobres hombres ser llevados a la esclavitud.
Estaban ahora reducidos a piel y huesos hasta tal punto que se dejaban caer moribundos sobre la tierra. Pocos de ellos escaparon.
Pero de nuevo una vez más desde los observatorios sobre las colinas los Testigos, aquellos que conocían la Ancestral Sabiduría Cuerda, fueron movidos por una Gran Piedad y descendieron desde sus seguros lugares y fueron a guiarlos.
Así aquellos pocos escapados se reagruparon y buscaron de defenderse de sus exterminadores, pero las fuerzas eran desiguales y entonces, preseguidos, rodeados, levantaron sus gritos y sus oraciones al Señor.
Sucedió un hecho increíble:
Fue como si una Gran Espada descendiera del Cielo entre los asediados y estos no tuvieron ya más miedo y febrilmente se pusieron a construir un Gran Trono.

Se vio entonces que lo que descendió del Cielo y que parecía una Espada era en realidad una unión de Astros que anunciaba un Hecho Nuevo: El Señor descendió y se sentó sobre el Trono.
Y junto al Señor descendieron de nuevo aquellas SIETE GRANDES LUCES que en mi Visión había visto aprisionar a los Locos Fuegos que habían vuelto locos a los hombres.

Entonces desde lo alto de Su Trono el Señor pronunció su Veredicto contra los pecadores.
En aquel momento ocurrió algo que me empujó a ver más claramente lo que estaba sucediendo. Vi una multitud de hombres que estaban desmontando una inmensa construcción.
Dentro de ésta había una Gran Torre formada por inmensos pilares. Éstos Pilares fueron desmontados uno a uno y fueron transportados con grandes estrépitos a otro lugar.
El Señor había dado la orden de construir un Nuevo Templo más alto y más grande que el anterior y he aquí que de todas las partes del mundo llegaban al Nuevo Templo infinitas procesiones de hombres vestidos de Blanco.
El Señor sobre Su Trono, como un Buen Padre que recibe a su Hijo Pródigo, se Iluminó de Alegría viendo tantos hijos suyos regresados. El Inmenso y Nuevo Templo se iba llenando cada vez más y vi entonces que la Gran Multitud de hombres ahora ya era homogénea.
Todos tenían Grandes Ojos muy abiertos y Buenos bajo una sola ceja.
No se apreciaba entre ellos un solo paso desigual, ningún paso marcial, ningún gesto violento, ninguna imprecación, ninguna maldición.
Todos se cogían de las manos como si fueran hermanos.
La Santa Fraternidad se había vuelto a construir su Paraíso Perdido. La Tierra se transformó de nuevo de Infierno a Paraíso.

Fue entonces, hijo mío, que me desperté, pero por fortuna recordé cada cosa en todos sus particulares. Así ahora he podido contarte mi Visión. Recuerdo que, apenas despierto, un Fenómeno Natural vino a mi. Quizás por demasiado tiempo contuve mis lágrimas.
De golpe mis ojos se descargaron y de éstos descendieron dos pequeños diluvios de lágrimas.
Había asistido a la Historia entera de la Humanidad y ésta era terrible, trágica, aterradora, pero el final era feliz.
Recordando todo yo lloré largamente y agradecí dentro de mi corazón a DIOS porque el mundo, a un paso de la ruina, había logrado finalmente salvarse”.

HENOCH a su hijo MATUSALÉN.






Henoch acercó su boca al oído de su hijo:
“Todas las cosas que han sido creadas tienen un final.
La Historia del Hombre, hijo mío, es el relato de estos muertos, de estas desapariciones.
Puede parecer extremadamente trágico; puede parecer que, en cierto momento, en el Lejano Futuro, incluso el Planeta donde nosotros vivimos, desaparezca.
Pero tú has comprendido que el final, sin embargo, es gozoso, que los errores del hombre desaparecerán y que todo aquello que volvía triste, trágica, la Gran Comedia, desaparecerá en la nada.
Se desvanecerá como la niebla ante el sol el pecado y los seres malignos y sus voces quedarán solo el recuerdo de un triste cuento inventada por el hombre.

Por ello, hijo mío, no estés triste; y ahora, ve a llamar a toda nuestra familia, porque también tengo que hablarles a ellos”.

Sumergiendo su mirada más allá de ellos, era como si hablara incluso a los más Lejanos Descendientes:

“Hijos míos, dadme todos vuestras manos porque yo seré vuestro guía a través del Tiempo. Es un largo viaje el que deberéis afrontar, lleno de obstáculos; sabed que estos obstáculos están hechos de Tiempo y de Espacio, son muros que os aíslan, prisiones que os vuelven solitarios y ahogan la vuestra Voz, recuerdos que se desvanecen, lugares y personas amadas que desaparecen.

Pues, sabed que esta barreras no existen.
Nos las hemos construido nosotros, alejándonos de La Verdad, con nuestros pecados y con nuestro error.

Lamentablemente os digo que estos errores que ya han sido erradicados aumentarán cada vez más.
El hombre se sentirá cada vez más solo y su Voz será cada vez más sofocada, tanto que llegará el día en el que no podrá ni tan siquiera comunicar con los otros hombres y entonces, para no enloquecer, se alimentará de ruidos.
Para no escuchar LA VOZ DEL SILENCIO pondrá al máximo el sonido de sus aparatos, de sus trombas, de sus orquestas.
Pero cuanto más fuerte será aquel ruido, tanto más crecerá su infelicidad y cada vez que los ruidos, las blasfemias, la violencia en todas sus formas aumentarán, cada vez que El Error del Hombre se volverá llamativo e incluso ridículo y alocado, un Gran Castigo llegará de mil modos sobre la Tierra.

LA ESPADA DE DIOS QUE DESCIENDE DEL CIELO podrá ser un Cometa, un Cataclismo o un Terrible Dispositivo que el mismo hombre se creará para hacérselo explotar delante.

Pero sabed que, después de toda Tempestad, llegará la Paz.
Sabes que EL ERROR ES CREADO POR EL HOMBRE SOLO PARA SER DESTRUIDO Y LOS ÍDOLOS SON CREADOS SOLO PARA SER QUEBRADOS.
La Fantasía del Hombre crea seres malignos que están vivos verdaderamente, pero que tienen corta vida.
Los Fantasmas existen para los tontos (necios), pero no para los Cuerdos.
Los Orcos y las Brujas asustan solo a las almas inmaduras.

Cuando la Sapiente Cordura estaba en el mundo, el hombre no conocía el miedo.

Y ahora, hijitos míos, os preguntaréis el por qué os he hecho venir a todos aquí, entorno mío; sabed que este lecho quedó vacío durante mucho tiempo, por tanto habéis comprendido que yo he realizado un Gran Viaje.

Sí, he recorrido los Caminos del Infinito para llegar a leer las TABLAS CELESTIALES.
ALLÍ HE VISTO ESCRITA LA ANCESTRAL CORDURA DIVINA, ALLÍ HE VISTO REFLEJADO TAMBIÉN EL FUTURO. ALLÍ HE LEÍDO LA VERDADERA HISTORIA DEL HOMBRE.
Por esto escuchadme, queridos hijos, porque quiero hablaros del PASADO y del FUTURO.

En realidad, las Distancias en el Tiempo no existen y por lo tanto es como si se dilatase para vosotros un pequeño punto delgado y hacerlo volverse algo inmenso, algo que podremos llamar LA ENTERA HISTORIA DEL HOMBRE.

Así pues como un día se divide en horas y el año en meses y los meses en semanas, nosotros esta INFINITA HISTORIA podremos dividirla en SEMANAS CÓSMICAS.

Escuchad:
Después de un millón de larguísimos años, la EDAD DE LA PIEDRA, en la que parecía no ocurrir nada sobre la Tierra que no fuese fuego de volcanes, rotura de rocas, desbordamiento de los mares, extenderse el hielo, después de aquel interminable período en el que el Hombre NO HABÍA TODAVÍA ALCANZADO EL NIVEL HUMANO, eh aquí que, IMPREVISTAMENTE, descendió desde las Alturas la SAPIENTE CORDURA DIVINA.

ERA DIOS, que en Su Comprensión Divina veía para verificar lo que había creado sobre la Tierra.
ERA DIOS que venía a ayudar al HOMBRE NIÑO a superar el Primer Gran Obstáculo.

Estamos en la PRIMERA SEMANA CÓSMICA.
Vosotros ya sabéis esta historia:
UN PUEBLO DE HOMBRES FELICES QUE HABITABAN CON DIOS, BUENOS Y LLENOS DE FE, AGRADECIDOS POR LOS DONES QUE EL SEÑOR LES CONCEDIÓ.

De repente, el hombre, de las cuevas bestiales en la que vivía se trasladó a los maravillosos edificios que con sus manos se había construido, inspirado por la Cuerda Sabiduría Divina.

La Tierra era un Inmenso Jardín, desde oriente hasta occidente, desde el septentrión al mediodía y por todas partes ondeaba, gárrula, la BANDERA DEL EDÉN, el símbolo de la FELICIDAD SOBRE LA TIERRA.

Una Semana Milagrosa, cantada por los poetas que la llamaron LA EDAD DEL ORO.
Primera Semana del Mundo, que fue dividida en SIETE DÍAS.
Yo nací precisamente en el último de estos Días, cuando DIOS ya desde hacía mucho no se hallaba ya sobre la Tierra, pero todavía perduraba EL ECO DE SU SAPIENTE CORDURA.

Desde este momento en adelante, deberé cambiar EL TIEMPO DE LOS VERBOS, deberé hablaron EN FUTURO.

Pues bien, vendrá LA SEGUNDA SEMANA CÓSMICA y con ella, desde EL PRIMER DÍA surgirá un Gran Error.
El Hombre transformará todos aquellos DONES que tuvo de DIOS y naturalmente los empeorará.
Será algo serio, porque se convencerá que son obra de sus manos y de su mente; DIOS dejó una Torre sobre la Tierra, que hiciese de puente cuando ÉL no fuera visto en el mundo, pero el hombre empeorará también este Don y, en su soberbia, construirá una más alta.
Alejándose de Dios, el hombre se alejará de la Sabia Cordura Divina.

LOS DIVINOS ANUNCIADORES DE LA VERDAD, desde los alto de los Cielos hablarán a los oídos de los hombres y continuarán concediendo Dones, pero el hombre soberbio querrá hacer todo él solo.
Llamará a AQUELLAS VOCES: “Mi ciencia”, “mis descubrimientos”, “mis invenciones”.

Entonces, aquellas invenciones se volverán contra él como si fueran muchos puñales afilados.
La ANCESTRAL PAZ se acabará sobre la Tierra, por primera vez, será envenenada.
Sus aguas estarán llenas de hedor y de sangre.
El Grito del Mundo subirá al Cielo y se preparará EL PRIMER DILUVIO.

Aquí, desde esta habitacioncita, donde estamos todos recogidos, surgirá la Semilla que estará destinada a arraigar en el Futuro, cuando las aguas del Diluvio se retirarán, pero aquellas aguas no servirán para lavar el alma del hombre, porque el Pecado y la Injusticia crecerán, en lugar de desaparecer y así terminará la Segunda Semana, cuando los pecadores comenzarán a comprender que los pecados traen los Diluvios y en un primer intento buscarán de regularse y buscarán recordar los PRECEPTOS DE LA ANCESTRAL CORDURA que los Hombres Buenos del Primer Día de la Primera Semana leían en los OJOS DE DIOS.

Así que volveremos a descubrir EL CÓDIGO DE LOS MANDAMIENTOS, de los Primeros, de los Fundamentales.

Llegará LA TERCERA SEMANA.
La Ley hará sus efectos y desde los Primeros Días se obtendrá algún resultado.
Pero toda Ley que es impuesta desde el exterior es una obligación, un pelele para niños, y de este modo los Hombres parecerán Buenos, pero en realidad, cada vez que se aleja el pelele, eh aquí que un Nuevo Becerro de Oro los tentará, un Nuevo Ídolo, un Nuevo Chirrido los distraerá de prestar atención A LA VOZ DEL SILENCIO que llama dentro de ellos y que no obtiene respuesta.
Pero aquella VOZ llamará desde lo más profundo del Alma de un nuestro Lejano Hijo que se despertará una mañana y, mirando hacia fuera de la ventana de su morada, verá los restos de los Pilares de la Ancestral Torre, la VERDADERA, LA TORRE DE DIOS QUE HABÍA DESAPARECIDO.

Entonces él iniciará su Largo Viaje, a la búsqueda de los Pilares del Cielo y de la Sapiente Cordura. De este modo él comprende que DIOS NO TIENE SED DE SACRIFICIOS HUMANOS, SINO DE RECTITUD (integridad, honradez, honestidad, dignidad, probidad) Y DE SABIA CORDURA DIVINA.
Y para descubrir la TORRE ESCONDIDA, sacrifica a su esposa. Pero entonces EL PUENTE ENTRE EL HOMBRE Y DIOS ES DE NUEVO HALLADO; EL PACTO RESTABLECIDO.

El PARAÍSO, perdido en un lejano día, podrá resonar de nuevo en las risas y en los cantos de la Futura Feliz Gente. 
La Plantación Eterna de los Hombres Justos se ha reverdecido.

Llegará la CUARTA SEMANA.
El PUENTE entre el PASADO y el PRESENTE dará sus frutos.
LAS LEYES DE LOS MANDAMIENTOS serán falsificadas y reescritas sobre una piedra con la forma similar a aquella de la Tablas Celestiales que yo he podido observar.
Estos MANDAMIENTOS, de CINCO se convertirán en DIEZ y serán, para el hombre, como un corral para los animales, que es IMPUESTO desde el exterior y cuya falsa justicia no nace de la CORDURA sino del MIEDO.

Es necesario que ALGO que está fuera, entre en el hombre.
Es necesario que la Valla de Palos y de Madera, se vuelva Espiritual.
Es necesario que LA VOZ DE LA CORDURA SAPIENTE en el hombre se convierta en AMOR.

Surge así la QUINTA SEMANA, la QUINTA ERA, y el niño Emmanuel es descubierto de nuevo sobre la Tierra. El GRAN PUENTE se ha nuevamente completado, entre DIOS y el Hombre; la Semilla de los Justos, salida de esta pequeña habitación, dará este Fruto Infinito.

Pero el AMOR SIN LA CORDURA está infinitamente solo, infinitamente triste. 
Busca al Hombre pero no lo encuentra.
Busca una respuesta pero no la oye.
Es un niño desnudo y tembloroso entre locos desenfrenados y sanguinarios.
Con el Sacrificio de Emmanuel, todavía, un Templo de Gloria y de Dominio será construido para siempre.

El Hombre ha encontrado de nuevo a DIOS y aún no lo ha reconocido.

En la SEXTA SEMANA deambulará ciego y desesperado en un mundo sangriento.
No recordó la CORDURA, no ha reconocido EL AMOR.
Al comienzo de esta Semana, Emmanuel ya habrá ascendido al Cielo, pero también habrá descendido en el Corazón de los Hombres Justos.

Al lado del Templo del Amor, también el Templo del Dominio será dado a las llamas y nuestra Semilla, nuestra Plantación será dispersada. Esta Semilla, lo veréis, es cuanto queda del ANCESTRAL EDÉN. Es el Residuo del Pacto, es el Verdadero Trigo que DIOS trajo sobre la Tierra.
No es Raza, sino COMPORTAMIENTO.

Y aquí veréis, en esta estancia, hijos míos, cuánta diversidad existe entre vosotros y cuán diferente es el color de vuestra piel.
Pues bien, Los Justos se dispersarán en el mundo. Los Residuos del Edén se diluirán para que lo que estaba fuera poco a poco pueda Germinar dentro.

Eh aquí que surgirá la SÉPTIMA SEMANA y los malvados tendrán sus éxitos en el mal.
Todo estará equivocado.
Toda elección llevará a lo contrario de la Verdad, pero al final de esta Semana, de golpe, como una LUZ INESPERADA que se enciende en la noche cuando es más obscura, Explotará el Rechazo, el Cansancio del  Error y se realizará una Nueva Elección, la Justa, la Eterna; y el Hombre, que durante milenios estuvo en una confusión sin final sustituyendo la SABIA CORDURA por la ciencia, descubrirá la Verdad Eterna y recibirá las SÉPTUPLAS INSTRUCCIONES QUE SE REFIEREN A TODA LA CREACIÓN.
La ANCESTRAL TORRE SE ABRIRÁ.

Entonces ya, la GRAN BATALLA CONTRA LAS SOMBRAS que el hombre se había creado, desde el día que se alejó de DIOS, se ha vencido.
Las SOMBRAS DIABÓLICAS han desaparecido.
LAS TINIEBLAS están limpias como la LUZ.
EL GRAN ALIENTO DE DIOS HA ENCONTRADO LA ARMONÍA.

Surge la OCTAVA SEMANA que verá EL RETORNO DE LA SAPIENTE CORDURA sobre la Tierra.

Después vendrán la NOVENA y la DÉCIMA SEMANA.
Esta última se cerrará con EL GRAN JUICIO y será entonces que nuestra GRAN ERA DE LA ERAS, nuestro GRAN CIELO DE LOS CIELOS se abrirá y dejará el sitio al NUEVO CIELO, en el cual todos los Astros adquirirán una Luz SIETE VECES MÁS INTENSA.

Y aquí, hijos míos, mi Mente que es humana, se pierde y vislumbra solo el atisbo y el hormigueo de INFINITAS SEMANAS CÓSMICAS DE BONDAD, de VERDAD y de SAPIENTE CORDURA DIVINA, en las que del Pecado y del Diablo no quedará ni tan siquiera el recuerdo.

En el silencio de la habitación Henoch prosigue y dice con fuerza:

Eh aquí, que os he mostrado los Senderos de la Violencia y de la Muerte para que vosotros, hijos míos, os mantengáis lejanos de ellos.
NO OS ACERQUÉIS A ELLOS, PORQUE DE OTRO MODO SERÉIS DESTRUIDOS.

Y rememorar las Palabras que hoy os he dicho y hacedlas siempre resonar de padre a hijo y nietos y sobretodo buscad de COMPRENDER el Juego de los Malvados; ellos empujarán a los hombres a confundir la CORDURA SAPIENTE con la Ciencia y esta es aquella Confusión que yo llamo, DIABÓLICA.

Esté claro, sin embargo, en vuestras Mentes el concepto de CORDURA SAPIENTE (SABIDURÍA CUERDA).

Algo más os tengo que decir, aunque sea desagradable al oído: ESTAD LEJANOS DE LA RIQUEZA. NO SUMÉIS CASA A CASA, TERRENO A TERRENO, PORQUE LA RIQUEZA ES EL CÓMODO TOBOGÁN QUE EMPUJA HACIA EL PECADO.

Hijos míos, la Larga Historia de los Pecados del hombre es verdaderamente terrible.
Si supieseis cuánto he llorado después de mi Viaje a través del Tiempo.
Mis ojos eran agua, mi Mente se hallaba confusa. No lograba darme cuenta de cuál modo el hombre, habitante feliz de la Tierra y vecino de la Casa de Dios, hubiese podido caer tan bajo, hasta llegar a perseguir y matar a su similar con tanta maldad, hasta llegar ha convertirse en Testimonio de los Falso.
Incluso los hombres de la justicia testificaron en falso y han perseguido a los Justos.

Cuántos de vosotros, hijos míos, deberán sufrir injustamente por causa de los poderosos y de aquellos cuyas riquezas les hacen parecer similares a los Justos, aquellos que comen en los platos de oro y beben en las copas de plata.

Hijos míos, es triste saber que el período de vuestra felicidad está tan lejano.
Es triste ver que la Casa de los Poderosos y de los Ricos y de aquellos que han acumulado tesoro con sus robos permanece próspera durante tan largo tiempo y sus graneros permanecen repletos hasta el borde, pero convenceros que este tiempo no permanecerá, se esfumará y vendrá LA HORA DE LA MALDICIÓN.

Pobres hijos míos, sobre la Tierra tendréis que verlas de todos los colores: Hombres travestidos de mujeres, mujeres que hacen de todo para ser similares a los machos.
El mundo se reducirá a un MANICOMIO DE AGRESIVOS con los ropajes más coloreados que los de una mujer vanidosa.
La gente se ahogará en la riqueza y se emborrachará de poder.
Una cantidad increíble de emperadores, de subemperadores, de reyes, e virreyes, de príncipes, de duques, de marqueses, de condes, de gobernadores, de directores, de subdirectores y de jefes de toda especie monear sobre tronos, los Comportamientos del Anciano de los Días.
De todas las maneras el hombre intentará de hacerse DIOS.
Sí, el hombre ha creado al Diablo y el Diablo les ha enseñado a monear como si fueran DIOS, y esto es el peor de las más horribles blasfemias.
Todo esto es lo que puede suceder en un mundo donde falta la CORDURA SABIA DIVINA.

Y ahora, atentos, hijos míos, estoy a punto de deciros una Gran Verdad:
LOS OCÉANOS HAN SIDO CREADOS POR DIOS, LOS GRANDES MONSTRUOS MARINOS HAN SIDO CREADOS POR DIOS, INCLUSO UN MINÚSCULO GUSANITO QUE SE ARRASTRA SOBRE LA TIERRA HA SIDO CREADO POR DIOS.
LAS MONTAÑAS HAN SIDO CREADAS POR DIOS, NO POR EL HOMBRE PARA SATISFACER UN DESEO PERSONAL.
NO SE HA VISTO JAMÁS UN MONTE O UNA COLINA QUE HAGA DE SERVIDOR O DE MOZO.
PERO EL PECADO, HIJITOS, EL PECADO NO HA SIDO CREADO POR DIOS, EL MISMO HOMBRE SE LO HA HECHO CON SUS MANOS.
EL PECADO ES SIERVO Y CREACIÓN DEL HOMBRE.

SI COMPRENDÉIS ESTO, HIJOS MÍOS, HABRÉIS COMPRENDIDO TODO.

No digáis: Comamos, bebamos, cantemos, estemos alegres puesto que el mundo es una broma, porque no hay tragedia más terrible que el Eclipse de la Cordura.

En el mundo veréis enfermedades, esterilidad, infecciones, males de todos los géneros pero sabed que estos males es el hombre quien se los ha creado con sus manos.
En realidad el mal no existe fuera del hombre e incluso la esterilidad no ha llovido en la mujer desde lo alto, sino que ella misma se la ha dado con sus propias manos por causa de sus acciones y es por esto que muere sin hijos.

Sé muy bien que mis palabras son incómodas.
Sé que este Libro será Juzgado como la Obra de una mente alocada.
He revelado a los pecadores su maldad.
Éstos no podrán decir jamás: NO SE NADA, NO SABÍA NADA DE ELLO, LA VIDA ES UNA BURLA.

Mi Libro dice que todos que todos los errores del hombre están escritos en el Cielo, y eh aquí el porqué muchos lo querrán echar al fuego.

¡Ay de vosotros hombres duros de corazón, explotadores y vampiros que bebéis la sangre; llegará un día en el que no tendréis ni tan siquiera arena del desierto para poneros entre los dientes!

¡Ay de las mujeres chismosas y difamadoras!
¡Ay de quien se alegra de las desgracias del vecino!
¡Ay de quien escribe falsas noticias porque la VERDAD está grabada para siempre y no con débil tinta sobre papel!
¡Ay de vosotros que os divertís en burlaros de la gente!
¡Ay de vosotros que os divertís contando obscenidades o perdiendo el tiempo en pronunciar palabras inútiles!
¡Ay de vosotros mujeres que os complacéis de vuestras joyas!
¡Ay de vosotros sacerdotes que sacáis brillo a los ídolos en vuestras iglesias!
¡Ay de quien se hará un dios de metal, de madera o de arcilla!
¡Ay de quien adorará las fuerzas de la naturaleza, los espíritus inmundos u otros ídolos de materia o de pensamiento!

¡Llamadlos si lo queréis incluso en el momento de necesidad, a vuestros ídolos, frotar incluso vuestros amuletos; no os servirán de ayuda alguna!
¡Es más servirán solo para volveros un poco más locos y cerrar más aún vuestros ojos!
¡Adoradlos incluso vuestros objetos materiales, y vuestro amuletos, adorad incluso vuestras locas ideas; llegará el momento en el cual éstas os volverán desesperados y aterrorizados!

¡Solo quien es Cuerdo Sapiente es Bendito!
¡Solo quien es Cuerdo Sapiente comprende la Verdad!
¡Solo quien es Cuerdo Sapiente podrá salvarse!

¿Por qué los bellos edificios son habitados por holgazanes?
¿Por qué aquel que pone ladrillos uno sobre otro no tiene casa donde dormir?

¡Ay de vosotros que construís casas con el sudor de los demás!
¡Yo os digo: NO TENDRÉIS PAZ.

Y yo digo a los hijos: CONTENTAROS DE RECIBIR DE VUESTROS PADRES LA HERENCIA ETERNA DE LA SABIDURÍA CUERDA, PERO NO LA DEL ORO Y LOS ÍDOLOS.

He visto en los Días de la Tierra infinitas batallas.
La sangre llegaba hasta el vientre de los caballos e inmensas plantaciones de olivos eran arrancadas de raíz para quemar los muros de las ciudades.
Así nacen, hijos míos, los desiertos sobre la Tierra.

Observad la naturaleza: Todo está regulado de los más perfectos de los modos, pero cuando veréis que esta regla se rompe, cuando veréis demasiada lluvia o sequedad o granizo o saltamontes o pestilencias, sabed entonces que algún equilibrio ha sido roto por el hombre.

Alguno por su egoísmo ha lanzado lo sucio de su jardín en el del vecino, el humo de su taller en las ventanas de las casas de los pobres, las escorias de sus bodegas y de sus producciones en el agua de las fuentes.
Haced como los marineros del buque, todos sus haberes están reunidos en aquel casco, si uno hace un agujero en la quilla todos se hunden.
Palabras vacías; los marineros temen al mar, pero los pecadores no temen a DIOS, es más no quieren ni tan siquiera pensar que EXISTE. Y dicen: “Nuestras riquezas nos salvan del hambre. Nos curan las enfermedades. ¿No traéis al mundo, quizás, vosotros que sois Buenos, un hijo ciego o no tenéis una madre paralítica? ¿De qué os sirve entonces ser Buenos? ¡Todos acabamos bajo tierra!”.

¡Pero yo os digo, hombres malvados, sed felices incluso por haber llenado vuestros estómagos, de haber robado y despojado a vuestros prójimos y vivido una vida cómoda!
¡Quedaros en vuestro convencimiento de que el hombre más Justo y el hombre más Bueno del mundo tienen la misma sanción, la misma vejez, la misma muerte que todos!
SÍ, LA MUERTE LLEGA PARA TODOS, PERO SABED QUE SI YO ESTOY AQUÍ PARA HABLAROS DEL MÁS LEJANO FUTURO ES PORQUE ESTARÉ VIVO EN AQUEL LEJANO FUTURO Y TAMBIÉN VOSOTROS ESTARÉIS VIVOS, HIJOS MÍOS, Y SERÁN VIVOS LOS HOMBRES JUSTOS.

¿Cómo se estas cosas?
He leído en las TABLAS CELESTIALES un Gran Secreto y sé que para los Hombres Buenos está reservada una feliz sorpresa;
¿Queréis saber cuál es?
Los Buenos no deberán temer al Juicio. Para los Buenos, como para los Ángeles del Cielo, no hay necesidad de esconder la cara en el Día del Juicio Universal; no hay Juicio para ellos, sino únicamente premio.

Por esto no temáis, hijitos, y no escuchéis las mofas de los pecadores porque TODA ACCIÓN DEL HOMBRE DEJA UNA HUELLA TAN CLARA E IMBORRABLE QUE EN CUALQUIER TIEMPO SE PODRÁ VOLVER A VER LO QUE ÉL HA HECHO.
Ya sea en la oscuridad que a la luz, ya sea de día que de noche EL PECADO NO DESAPARECE DE LA VISTA DE LOS OJOS DEL FUTURO.

Y ahora os digo el ÚLTIMO MISTERIO:
 Escuchad bien lo que oís y no olvidéis mis palabras: los Libros son falsos. LA HISTORIA ES FALSA.
EL RECUERDO DEL PASADO ES FALSO.
LOS HOMBRES NEGATIVOS, DE INFINITOS MODOS, HAN FALSIFICADO, Y FALSIFICARÁN LA HISTORIA, CON PALABRAS VACÍAS, OSTENTOSAS, INCESANTES, MALVADAS, POR ESTO QUIEN DE VOSOTROS QUIERA REGRESAR A LA VERDAD, DEBERÁ EN PRIMER LUGAR QUITAR LAS SOMBRAS DE SU CEREBRO DE TODAS LAS MENTIRAS DE LAS QUE HA SIDO LLENADO DESDE LA ÉPOCA EN LA QUE SE SENTABA EN LOS TABURETES  DE LA ESCUELA.

Este Libro mío quiere ser un “ANTI-LIBRO” y quiere volver a dar al hombre La Verdad.
Aquellos que en EL FUTURO lo copiarán, lo transcribirán y lo traducirán en sus lenguas, no corten y no alteren el sentido de mis palabras y si lo transcribirán siendo fieles, yo el primero de todos, y no hay necesidad de que os diga dónde, Testificaré a favor suyo.

Pero quiero desvelaros otro Secreto: OTROS LIBROS SE ESCRIBIRÁN POR LOS HOMBRES BUENOS Y POR LOS HOMBRES CUERDOS.
UNO DESPUÉS, EN PARTICULAR, TENDRÁ UNA IMPORTANCIA ENORME SEA EN SU PARTE MAS ANTIGUA (a excepto de una pequeña parte), YA SEA EN AQUELLA NUEVA Y ESTOS ESCRITOS CONFIRMARÁN MIS PALABRAS Y MIS PREVISIONES; REAFIRMARÁN A LOS JUSTOS Y LOS EMPUJARÁN TODAVÍA MÁS HACIA EL BIEN Y HACIA LA CORDURA SAPIENTE DIVINA.
¿POR QUÉ SERÁN ESCRITOS ESTOS LIBROS?
PORQUE DIOS HA DICHO:

“¡¡VOLVED A HABLAR DE DIVINA CORDURA SAPIENTE A LOS HABITANTES DE LA TIERRA!!
HACEDLA DESCENDER DE NUEVO EN EL MUNDO.
SOLO ENTONCES MI HIJO PODRÁ VOLVER DE NUEVO A HABITAR ENTRE LOS HOMBRES”.

HENOCH a sus Hijos y Descendientes Futuros. 


Anotaciones de Henoch en su Libro:
“Veo desde las alturas que mi hijo Matusalén ha hallado una brava mujer para su hijo Lamench.
De este matrimonio ha nacido un niño que ha llevado la confusión en toda la familia porque es diferente a los demás.
Es un niño de cabellos blancos y ya habla apenas nacido. Se dirige al Invisible: Alaba a DIOS con las palabras y conversa con ÉL.

Lamech va al padre y Matusalén se entera de la extrañeza de este nacimiento.
Por esto Matusalén quiere ponerse en contacto conmigo.
Estamos en DOS MUNDOS DIFERENTES y él me llama. Quiere saber la Verdad.
LOGRO PONERME EN CONTACTO. Me cuenta todo, pero yo ya lo sé.
Me dice: “Dime la Verdad, padre mío, tu que conoces LA ANCESTRAL SABIDURÍA”.

Yo le respondo: “ALGO MUY NUEVO ESTÁ POR OCURRIR SOBRE LA TIERRA: EL PRIMER CASTIGO PARA LA HUMANIDAD ESTA A PUNTO DE DESENCADENARSE. TODOS MORIRÁN, PERO PRECISAMENTE ESE NIÑO DE CABELLOS BLANCOS ESTÁ DESTINADO A PERMANECER VIVO, ESCAPANDO DEL DILUVIO, PARA TRANSMITIR AL MÁS LEJANO FUTURO LA SABIDURÍA DEL PASADO.
¿QUIERES SABER CUÁL ES EL PECADO QUE DESENCADENADO ESTE DILUVIO?

APRENDE QUE EN EL TIEMPO QUE ESTABA VIVO MI PADRE LOS HOMBRES SE OLVIDARON QUE DIOS ESTUVO SOBRE LA TIERRA Y QUE LES HABÍA DADO MUCHOS DONES.

ESTOS DONES EXISTÍAN TODAVÍA Y ERAN EL TRIGO, LA UVA, EL VINO Y LOS CAMPOS CULTIVADOS Y REGADOS POR CANALES, TODOS LOS APARATOS PARA EL CULTIVO, PARA LA CRIANZA, PARA LA CONSTRUCCIÓN DE LAS CASAS Y NUMEROSÍSIMOS OTROS DONES.

EL HOMBRE SE ENORGULLECIÓ DE ESTOS OBJETOS QUE TODAVÍA TENÍAN DELANTE Y SE METIÓ EN LA CABEZA QUE LOS CREÓ ÉL MISMO.

QUISO PERFECCIONARLOS PERO EN CAMBIO LOS EMPEORÓ.
LAS PUNTAS DE METAL BIEN AFILADAS DEBERÍAN HABER SERVIDO PARA HENDER LA TIERRA O PARA CORTAR EL PAN. SE VOLVIERON ARMAS.

LOS FRUTOS Y LAS HOJAS DE LOS ÁRBOLES DEBÍA SERVIR COMO ALIMENTO Y COMO MEDICINAS: SE VOLVIERON MEJUNJES (Drogas)

LOS ÁNGELES DEL CIELO, ANUNCIADORES DE LA VERDAD, VIERON QUE LOS HOMBRES SE COMPORTABAN AHORA YA COMO ELLOS, SINTIÉNDOSE POR ENCIMA DE TODO JUICIO.
DISPONÍAN DE LA VIDA DE SUS SIMILARES E INCLUSO DEL CIELO.

COMENZARON ENTONCES LUCHAS FRATICIDAS.
LA TIERRA HOY ESTÁ LLENA DE SANGRE Y DE VENENOS.
SERES QUE YA NO TIENEN NADA DE ESPIRITUAL SINO SOLO DE FUERZA BRUTA AHORA YA HABITAN EL MUNDO.
EL CASTIGO ESTÁ PREPARADO.

AGUA Y FUEGO SE DESENCADENARÁN SOBRE LA TIERRA DURANTE UN AÑO. AL FINAL SOLO VUESTRO NIÑO DE CABELLOS BLANCOS, QUE LLAMARÉIS, NOÉ, SERÁ SALVADO.
ESTOS SECRETOS LOS SÉ PORQUE LOS HE LEÍDO EN LA TABLAS CELESTIALES.
PERO SÉ TAMBIÉN QUE EL PECADO CONTINUARÁ HASTA AQUEL LEJANÍSIMO DÍA EN EL CUAL LOS HOMBRES BUENOS LLENARÁN EL MUNDO”.

Esto escribo ahora para mis lejanísimos descendientes, en el Final de los Tiempos. Hombres Buenos del Futuro, me es duro deciros que tendréis mucho tiempo que esperar.
Tened Paciencia.
Llegará el Día en el cual el PECADO DESAPARECERÁ Y DESAPARECERÁ EL DIABLO CON TODOS SUS SUB-DIABLOS, INVENTADOS POR EL HOMBRE.

Hombres Buenos del Futuro yo os dejo, con este libro, mi Bendición.
Seréis premiados.
Saldréis a la Luz. Brillaréis más que las estrellas.
A través de una Enorme Distancia de Tiempo yo os mando mi saludo, mis lejanísimos hijos, y os digo: a DIOS”.

Henoch. (Tantísimos Milenios atrás). 



Preguntas, opiniones, o criticas hacerlos en: 
antoniopastor555@gmail.com

o en facebook en:


trucos blogger